//
you're reading...
Life and everything in between

El (dulce) deseo de venganza

sympathy-lady-vengeance

Imagen de la película surcoreana “Sympathy for Lady Vengeance”

 

En estos días, tuve una conversación sobre lo que significa desearle mal a alguien como venganza para que la persona pague por lo hecho.

Más o menos la conversación fluía así:

Yo: Uno no debe desearle la muerte ni a su peor enemigo porque esos deseos se te revierten.

Mi interlocutor: Las personas que me han hecho mal ojalá se estrellen de un avión.

En algún momento de la conversación, caí en cuenta de que no se trataba de que yo fuera buena y ella mala (como yo hubiera podido creer), sino de que había un mundo de razones incluso culturales para no tener reparos en querer bailar sobre la tumba del ofensor.

Así que me dio curiosidad por conocer un poco más sobre los deseos de venganza.

En un artículo titulado “La complicada psicología de la venganza”, se habla de un estudio realizado por investigadores suizos que escanearon el cerebro de sus objetos de estudio en el momento en que éstos pensaban en querer vengarse. La conclusión de acuerdo a la actividad cerebral: La venganza se siente dulce.

Sin embargo, explica el mismo artículo, por años científicos han descubierto diferentes maneras en que la práctica de vengarse falla en satisfacer las dulces expectativas. El pensamiento de hacer que el otro pague se siente bien, mas no así necesariamente el tomar la justicia en tus manos.

Por otra parte, en una pizarra de discusión en Yahoo!, un usuario preguntaba si es malo desearle a otro la muerte. La conversación era muy similar a la que había tenido horas antes: algunos a favor y otros con “la venganza nunca es buena… mata el alma y la envenena”.

Luego me topé con algo muy interesante, el concepto de Han en la cultura coreana.

“El teólogo Suh Nam-dong describe el han como ‘un sentimiento de resentimiento sin resolver contra las injusticias sufridas, una sensación de impotencia debido a las abrumadoras probabilidades en contra de uno, una sensación de dolor agudo en las entrañas, que hace que todo el cuerpo se retuerza y uno sienta un impulso de vengarse para enderezar el mal –todo esto combinado’.

En algunas ocasiones, los antropólogos han reconocido el han como una condición médica específica de la cultura (coreana) cuyos síntomas incluyen disnea, palpitaciones y mareos”.

Luego de leer todo esto, se me fue abajo mi idea de que lo moral es practicar el “feng shui mental”: deshacerse de todos los rencores para que la vida de uno fluya. Entendí que para distintas personas y culturas, el sentimiento de angustia e impotencia por las ofensas sufridas sólo se puede aliviar con dulces aunque tal vez prácticamente imposibles deseos de venganza.

Advertisements

About Ana Rosa Thillet

I was born in Puerto Rico, wandered for some time through the jazzy streets of Havana, and now I live in Miami trying to make my way as a writer. I studied journalism, and currently work as a web editor. This is my second blog in WordPress, after Words and Places, which contained my works for the class Writing for Digital Media.

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Instagram

Coffee time ☕️ @anotherbrokenegg
%d bloggers like this: